Momentos únicos (Diario de Zareba)

Destinados en una de las torres de los elfos en Feralas, esperamos la recepción de órdenes por parte del Mando Aliado. Nuestros anfitriones, normalmente reservados para con los extraños, nos han proporcionado cobijo, luz y calor, lo cual es todo un detalle en estas noches frías.

A la plateada luz de una fuente mágica, las Espadas comparten sus momentos y sus vidas como no lo harían con otras personas. Dharek el elfo escucha en silencio, Lucylda piensa en Lasselanta con ojos soñadores, mientras Angeliss y Shazira comparten la misma manta y se agarran de la mano. El Comandante está fuera, observando el aire nocturno y charlando con los centinelas de la torre, quizá ultimando detalles de la próxima operación, quién sabe...

Son momentos muy especiales para las Espadas, pues esta camaradería, surgida de modo espontáneo en los momentos de sosiego, será lo único que sostenga sus espíritus en las difíciles horas que les esperan, cuando en medio de la batalla sus vidas pendan de un hilo y en sus oídos resuenen los bárbaros cánticos de sus enemigos. Será en esos momentos cuando el valor haga acopio de sus últimas fuerzas y hunda sus raíces en instantes como este para resurgir con bravura y entereza, retomando el primitivo camino de la supervivencia del mas fuerte.

No sé qué me deparará el mañana, pero el hoy es hermoso.